Visita mi nuevo Blog!!!

Visita también mi otro blog:


Con todas las nuevas historias de Medio Oriente...tres años viajando, tres años contando mis vivencias en los países árabes...


domingo, 13 de julio de 2008

Una semana en Tunez!!!!

video
Una semana en Túnez…

Ya pasó una semana. Guau. Imposible describir en palabras el torbellino de emociones que he tenido en los últimos 40 días (y en los últimos 8 meses, de hecho). Ante todo, gracias por estar de ese lado, y seguir con atención mis líneas. Escribiendo me siento en contacto con ustedes, y se siente un poco menos la soledad. Pero es una soledad que la estoy disfrutando. Porque es una soledad que fue buscada. Sabía que iba a estar acá sin el contacto de otras compañeras bailarinas que sí tenía en Líbano. En el hotel entra y sale gente cada semana, así que va a ser difícil de hacer alguna amistad que perdure. Al menos todos aquí son muy amables y me hacen sentir muy cómoda.

Les cuento un poquito un día de mi vida. Todas las noches tengo show alrededor de las 3 de la mañana, en el restaurant que se llama “Layali Beirut”. Abrió el sábado pasado, y me tocó bailar en la inauguración, así que imagínense los nervios. Tengo siete músicos que tocan para mí. Son todos muy amables, y la verdad que nos entendemos por lenguaje de señas y sonidos guturales, porque yo, cero árabe, y ellos cero inglés. Tratamos de entendernos en francés, y la cosa va queriendo. Pero bueno, lo fundamental, que es el show –de unos 40 minutos- ya está armado. Y sale muy bien, gracias a Dios. Luego del show, subo a mi room (mi casita temporal), y me doy un baño de inmersión. A veces me conecto a Internet a esa hora, porque en vez de quedar extenuada sigo enchufadísima. Así que termino acostándome a las 5 de la mañana. A las 11 me traen el desayuno a la habitación, porque la señorita es muy vaga como para bajar a esa hora de la “madrugada”, ja,ja,ja. Usualmente, luego del copioso desayuno (café con leche con facturas con crema (como las argentina), tostadas y manteca y mermeladas, ensalada de frutas,etc), me agarra el sueñito de nuevo y sigo durmiendo. Sí mami, como me dijiste vos, tengo que dormir al menos 8 horas para estar bien. Y bueno, si me acuesto a las 5 y me levanto a las 11, vamos mal. Así que, luego de recuperarme de taaaanto cansancio y vida ajetreada, a eso de las 3 o 4 de la tarde me voy al mar. Mi hotel está en la costa del mar mediterráneo, y detrás de la piscina está el caminito, de unos 100 metros, que te lleva directamente a la playa. Generalmente tomo mi almuerzo allí, sentada en una reposera, o simplemente me pido una bandeja de frutas, al mejor estilo Julio César.
La comida acá es riquísima. En el hotel tengo 6 restaurantes donde puedo elegir para almorzar y cenar. Entre ellos hay uno típico tunesino, otro italiano, y otro hindú, y el árabe, donde bailo todas las noches. Esta semana me la pasé comiendo cordero en todas sus variantes. Les voy a contar una anécdota divertida. El menú está en árabe y en francés, y en pocos casos en inglés. El otro día le pregunté a uno de los mozos acerca de una de los puntos del menú, porque no sabía lo que era. Y como no sabía decírmelo en inglés, hizo una mueca extraña con el cuerpo y dijo “It´s a mmmmeeeeee”, y ahí entendí que era un pobre corderito lo que me iba a comer. Y bueno, así es como siempre pido “mmeeee please”.
Los turistas son mayoritariamente europeos, debido a la cercanía con dicho continente. Abundan franceses, españoles e italianos. Aún no puedo hablarles mucho de lo que es la ciudad en sí, ya que no he salido mucho…así que en cuanto comience a recorrer les cuento. Me quedo hasta fines de agosto, así que tengo tiempo.
Algo que no debo omitir es que en el show me presentan como “desde argentinaaaa…Faaadilah”, y me da un orgullo bárbaro, saber que sepan que soy de la celeste y blanca, y latinoamericana. Lo que no me gusta es que a veces me dicen “Hi, Maradona”. Pero bueno, yo los evangelizo con otras cosas, para que tengan una idea más amplia de que mi país no es simplemente la mano de Dios.
Una semana ya ha pasado. Agradezco a Dios cada momento vivido, y agradezco poder compartirlo con ustedes. Para quienes siempre me preguntan cómo estoy llevando mi días aquí, les digo que bien… muy bien. El apoyo incondicional de mis afectos hacen que esto tenga un sentido especial para mí. Así que cuando extraño un poquito, lo tomo como algo normal, y la verdad es que no me afecta, sino me fortalece. Estoy aprendiendo mucho y creciendo, estoy encontrándome a mi misma y aprovechando al máximo las experiencias que se me presentan. Es un gran viaje para mí, pero también lo es para ustedes, que me acompañan en cada paso. Gracias por estar ahí.

FER…Fadilah!!!

No hay comentarios: